BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

sábado, 5 de marzo de 2011

India: Devdas (2002)

Devdas (देवदास) es una superproducción india dirigida por Sanjay Leela Bhansali y protagonizada principalmente por las estrellas Aishwariya Rai, Madhuri Dixit y Shahrukh Khan.
La rica familia Mukherjee se entera de que su hijo Devdas (Shahrukh Khan) regresa a la India después de haber pasado diez años estudiando en una escuela de abogados inglesa. La algarabía es enorme: todos esperan al joven al que hace tantos años que no ven, así que comienzan los preparativos para recibirle, con Kaushalya, su madre, al frente, quien insiste en que todos deberán cerran los ojos para que ella sea la primera en ver a su hijo. Pero se llevan un chasco al comprobar que a la primera persona que Devdas va a ver a su regreso es a Paro (Aishwariya Rai), su mejor amiga de la infancia. Paro ha esperado durante todo este tiempo a Devdas con una vela encendida que nunca se ha apagado, con la esperanza de que regresara a ella. Pero ahora ya no son niños, y Paro es reacia a mostrarle su rostro, porque tiene miedo de la opinión de Devdas.
Mientras tanto, el joven regresa a su casa y se encuentra con su madre enfadada por el desaire de no haberla ido a ver a ella primero. Sin embargo, enseguida vuelve a ganarse la simpatía de los suyos y la familia se va haciendo a tener a Devdas en casa de nuevo otra vez.
Mientras que para todo el mundo está claro que Devdas y Paro están hechos el uno para el otro y que se casarán cuando llegue el momento, Kumud, la ambiciosa y cruel cuñada de Devdas (que no le perdona las bromas que tiene con ella acerca de las riquezas familiares), le recuerda a Kaushalya que Paro y su madre Sumitra descienden de una familia de bailarinas mujra, una posición que no se considera adecuada para arreglar un matrimonio con los Mukherjee. En una fiesta en público para anunciar que Paro está en edad de desposarse, Kaushalya humilla a Sumitra en público al darle a entender que su hija no se casará con Devdas. Enfadada, Sumitra le asegura que en una semana su hija estará casada con alguien de mejor posición que Devdas. Enseguida comienza a arreglarle el matrimonio con un rico viudo cuarentón con tres hijos mayores.
Como Devdas es incapaz de enfrentar a su padre - a pesar de dejarle claro que es a Paro a quien ama - le escribe una carta a la joven para decirle que ha reflexionado y que es mejor no enfadar a las familias. Enfadada, Paro acepta el matrimonio propuesto por su madre.
Tras dejar su casa, Devdas se refugia en un burdel con su amigo Chunnibabu, un buen hombre, pero de costumbres poco recomendables. Allí conoce a una prostituta llamada Chandramukhi (Madhuri Dixit) que se enamora de Devdas al comprobar que él no es como los demás hombres que vienen a visitarla, porque posee integridad, buen corazón y está enamorado de una joven. Tras rechazar el alcohol y los bailes, Devdas regresa para ver a Paro justo antes de su boda. Sin embargo, Paro está dolida por la carta de Devdas y el matrimonio ya no puede detenerse. Desolado, Devdas se refugia en el burdel y comienza a beber hasta que se vuelve alcohólico. Allí permanece durante un tiempo, mientras que la amistad entre él y Chandramukhi se hace más estrecha, llegando a convertirse en su confidente. Pero esta poco puede hacer para aliviar el dolor que siente Devdas, y su alcoholismo. Un día Devdas se pone muy enfermo, y el doctor le previene de que si sigue bebiendo, no tardará en morir.
Entre tanto, Paro se entera de que el padre de Devdas está en su lecho de muerte. A pesar de todo lo que ha ocurrido, va a su casa para verle, ganándose las desaprobaciones de todos. Devdas se entera tarde, y cuando llega a su casa, ebrio, la familia ya está celebrando su velatorio.
Devdas intenta quedarse en casa para curarse de su alcoholismo. Días más tarde, se da cuenta de que su cuñada ha robado la llave de su madre donde guarda el dinero de la herencia, e intenta quitársela. Se da cuenta del plan de su propio hermano y su cuñada para quedarse con el dinero. Tras un forcejeo, su cuñada le acusa ante su madre de intentar robar el dinero. Devdas se va de casa sin desenmascarar a los verdaderos culpables, esta vez para no volver.
Mientras tanto, Paro (que ahora es llamada Parvati) se va acostumbrando poco a poco a su vida de casada, con sus nuevos hijos y su marido - que ya le ha advertido que se ha casado para contentar a su madre, pero que aún quiere a su difunta esposa y no podrá amarla a ella -. Enterándose del paradero de Devdas y de que ahora es alcohólico, Parvati va a visitarle. Al conocer a Chandramukhi le echa la culpa del estado actual de Devdas, pero luego se da cuenta de que Chandramukhi quiere a Devdas de verdad, y además, siendo consciente de que ella es la mujer que ama, le ruega a Parvati que le persuada para que deje la bebida. Parvati lo intenta, pero Devdas quiere estar con ella, y eso es algo que Parvati no le puede prometer. En consecuencia, Devdas sólo le promete que antes de morir lo tendrá de nuevo frente a su puerta.
Parvati se ha hecho amiga de Chandramukhi y la invita a la celebración anual del Durga Puja (curiosamente relacionado con la diosa Parvati). En los bailes familiares le presenta a la familia a Chandramukhi diciendo que es una amiga, sin revelar su profesión. Sin embargo, uno de los yernos de la suegra de Parvati le dice a su suegra que Chandramukhi es una prostituta (la conoce del prostíbulo). Al enterarse, el marido de Parvati le prohíbe volver a salir de casa.
Devdas le confiesa a Chandramukhi que le tiene mucho afecto, pero que debe dejarle ir. Decide entonces hacer un viaje en tren por el país, pero en una de las ocasiones coincide con Chunnibabu, quien le insta a beberse unas copas. En un principio Devdas rechaza la idea, pero luego termina aceptando.
Gravemente enfermo, Devdas se da cuenta de que no le queda mucho tiempo, por lo que baja del tren y contrata una carroza para que le lleve a casa de Parvati. Llega de noche y se queda frente a la puerta de la casa. En sueños, Parvati siente que alguien la llama, pero su marido se despierta y le dice que vuelva a la cama. Por la mañana, Devdas sigue en el suelo frente a la casa de Parvati. Esta sabe que hay alguien en la calle, pero le dicen que es un mendigo. Finalmente alguien de la familia ha visto su identificación y le dice que es un tal Devdas Mukherjee. Al oir esto, Parvati recorre la casa con la intención de salir fuera, sorteando a los sirvientes. Su marido se da cuenta de lo que intenta hacer y le pide a los sirvientes que cierren la puerta principal. Justo antes de que Parvati pueda salir (ya viendo el cuerpo de Devdas en el suelo), las puertas son cerradas de par en par. Parvati llora impotente frente a ellas. Devdas muere y la vela se apaga...

Devdas está basada en la novela homónima de Sharat Chandra Chattopadhyay, y es la tercera versión que hacen de la misma (las dos primeras, una en 1917 y la otra en 1955 son en blanco y negro). Nos encontramos, pues, ante un clásico indio, siendo la película más cara rodada en la India hasta aquella fecha. Además, fue estrenada en otros seis idiomas: inglés, francés, alemán, mandarín, tailandés y punjabi. El papel de Shahrukh Khan como Devdas está considerada como una de sus mejores actuaciones, valiéndole además a un premio Filmfare. Aunque Devdas se caracteriza por tener pocos bailes (al menos tiene menos que la media de Bollywood), la canción Dola Re Dola se convirtió en un éxito y en un dueto único entre Madhuri Dixit y Aishwarya Rai. La banda sonora fue compuesta principalmente por Ismail Darbar.
Devdas ganó cinco Premios Nacionales y diez Filmfares, incluyendo a Mejor Película. Además, se presentó como nominada en los BAFTA a Mejor Película Extranjera. Fue la presentación de la India a Mejor Película Extranjera en los Oscars, y quedó en el número 47 de la revista Magazine en la categoría "Las 100 Mejores Películas del Mundo del Cine", en 2010. También es conocida por ser la primera película india que se presentó en Cannes.
La mayor parte del rodaje se llevó a cabo en Bombay, para poder recrear la Calcuta de comienzos del S.XX. Con un presupuesto de 200 millones de rupias, el burdel de Chandramukhi fue construído frente a un lago artificial, para que pareciese la ciudad de Benaras junto al río Ganges. La ciudad-templo que rodeaba el estudio dio inspiración para el Templo Dilwara de Rajasthan. Para la habitación de Paro se utilizaron más de doce mil piezas de cristal.

Entre muchas otras cosas, Devdas es una película inolvidable y casi mísitca por su puesta en escena. De esto tienen mucha culpa las haveli, que son las ricas mansiones indias que se presentan en la película, donde viven las familias protagonistas. Las escenas nocturnas a la luz de la luna en los suntuosos jardines de piedra, los bailes, la música, los trajes y la ropa son siempre la magia que nos envuelve en el cine de Bollywood, y que nos hacen soportar cualquier argumento.
Si alguna pega le pongo a Devdas es que hay escenas que se vuelven injustificadamente largas, aunque tiene lógica si tenemos en cuenta que es todo pura puesta en escena para deleite visual. Sus 180 minutos podrían haberse resumido tal vez de manera mucho más sencilla, pero entonces no tendría gracia. Los personajes, como si de un Romeo y Julieta se tratase, caen a veces en los estereotipos de mujer dolida, hombre caído en desgracia o familia rencorosa. Pero tan cierto como que a la audiencia española no le gusta los musicales es que la India sabe hacerlos, porque ese toque mágico que te captura desde el primer minuto ya no te suelta hasta el final. Las actuaciones impecables del famoso Shahrukh Khan (siempre apuesta segura en una película india) y de la famosa bailarina Madhuri Dixit, así como la envolvente belleza de Aishwarya Rai, le condecen a la película el toque épico y grandilocuente, unido a unas frases que a veces te dejan sin respiración - y que palian la eterna ausencia de momentos románticos explícitos en el cine indio -. En resumidas cuentas: que si Devdas fue elegida mejor película del año y una de las mejores de la historia del cine indio, no es por casualidad. Merece la pena verla como referente de este tipo de historias, aunque no deje de darnos rabia el triste destino (deliberadamente arruinado) de los protagonistas, que casi de manera voluntaria deciden abrazarse a la desgracia y poner fin a su amor.

Hay algunos detalles que como espectadora me llamaron la atención. En primer lugar, la consabida y perjudicada situación de la mujer en la India, que se hace eco con el comentario de Sumitra a la nuera de Kaushalya: "había venido a desearte que tuvieras un hijo sano, pero después de esto, sólo puedo desearte que tengas una hija desgraciada." O cómo Devdas golpea la frente de Paro y le hace sangre en ella, antes de casarse "para dificultar la boda". La primera parte de la película está rodeada de naturaleza y colores azules y verdes, mientras que en la segunda (además perfectamente diferenciables entre sí) los colores se van volviendo gradualmente amarillos y rojizos, como si nos adentráramos en el mismo infierno en el que vive Devdas. Esto puede verse muy bien en los colores de los pósters.

* Idea principal: el amor imposible. La restricciones. La venganza, el rencor, el dolor. La familia.

"-La vela que encendí por ti ha estado ardiendo durante diez años. ¿Cuántas horas ha estado ardiendo? Si las contase... 87.600 horas. Eso es lo que importas: cada segundo me acordaba de ti. ¿Cuántos segundos hasta hoy...?
- Hubo momentos en los que te extrañé.

- ¿Cuándo?
- Cada vez que respiraba. Tan sin esfuerzo contaste esos segundos, sin pensar ni una vez que yo me consumía con ellos. En la llama que encendiste, era yo el que ardía..."





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails