BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

viernes, 25 de febrero de 2011

Japón / Corea del Sur: Boat (2009)

Boat (hangul: 보트 japonés: ノーボーイズ、ノークライ) es un drama dirigido por Kim Young-nam.
Hyung-gu (Jung-woo Ha) es un joven contrabandista coreano que se gana la vida transportando cosas desde Corea hasta Japón. Fue criado por su jefe, Bo-Kyeong, después de que su madre le abandonara a los seis años (su jefe la conocía, pero ella la engañó y se escapó con otro).
A Hyung-gu no le importa demasiado - aunque lo intuye - lo que pueda transportar en sus viajes desde su país natal hasta las costas japonesas, en tanto que le paguen. Normalmente hace ese viaje una vez a la semana, y cuando llega allí se encuentra con Toru (Satoshi Tsumabuki), un joven japonés que trabaja para el jefe, y que no entiende demasiado el coreano (siempre saluda a Hyung-gu de forma incorrecta, y éste se burla de él). Cada vez que va a Japón, Hyung-gu pasa allí el día, bebiendo, yendo al karaoke y acostándose con la chica de turno. Todo transcurre de manera rutinaria, hasta que un día Hyung-gu se da cuenta de que lo que transporta es a una chica maniatada. Al principio no sabe si está viva o muerta, pero en el momento en que llega a Japón y los tipos que han de llevársela vienen hasta el hotel, Hyung-gu tiene claro que no se la va a entregar, así que provoca un incendio en la habitación para alertar al casero, y los hombres que venían a por ella no tienen más remedio que marcharse.
Sin saber qué hacer, Hyung-gu recurre a Toru (que luego resulta que sí sabe hablar coreano y se hacía el tonto xD). Toru tiene un problema: su hermana es prostituta (luego Hyung-gu se entera de que es una de las chicas con las que ha estado) y además de tener varios hijos, tiene a uno que está enfermo. La hermana de Toru - Eri- necesita el dinero porque su ex-novio no le pasa ni un duro. La chica secuestrada, Ji-su, resulta ser hija de un mafioso con mucho dinero y que necesita medicación, ya que padece diabetes.
Toru ha estado jugando a doble bando, desde que Hyung-gu se largara con la chica. Necesita el dinero para su hermana. Sabe que si deja en libertad a Ji-su, será recompensado. Por lo tanto, quiere hacer un pacto con Hyung-gu para repartirse el dinero a cambio de engañar a sus jefes. Hyung-gu ha vivido durante un tiempo con la familia de Toru y ha visto la situación en la que están sumergidos los niños y la joven. Él no tiene nada que perder, puesto que no tiene familia propia (o eso le dice a Toru). A pesar de que han dejado a Ji-su en libertad, saben que tendrán que enfrentar al jefe, quien está removiendo el cielo y la tierra para dar con ellos. Toru siempre está quejándose de su familia, de la novia a la que no pudo desposar porque no tenía nada que ofrecerle y de que si viviera libre y solo no tendría tantos problemas, pero en el fondo, Hyung-gu sabe que los quiere, porque es lo único que tiene en el mundo. Tras una discusión, el coreano decide que será él quien irá a plantarle cara al jefe, y asumirá la responsabilidad de haber dejado en libertad a Ji-su.
Por supuesto, cuando llega allí le dan una paliza. Lo único que pide Hyung-gu es que no le hagan nada a su madre, porque ella no tiene la culpa. Después de dejarle claro que no respetará su deseo, los hombres de Bo-Kyeong le atan una piedra al cuerpo y lo arrojan al agua. Tal vez en delirios, Hyung-gu es rescatado del agua por la misma sirena que vio un día de camino a Japón en su bote (y que tenía la cara de la hermana de Toru), y es llevado a la orilla. Sin embargo, no es capaz de salvarle.

Boat es una de esas películas que tienen de todo: comedia, acción, drama y violencia. A ratos no podía tomármela en serio (por ejemplo en la escena en la que Toru y Hyung-gu participan en la competición de karaoke) y a ratos me parecía super emotiva, por el hecho de que Toru tiene una familia extensa que para él sólo supone problemas, mientras que Hyung-gu está completamente solo y aparentemente vive bien, pero echa de menos todo lo que no tiene. Al final decide cambiarse por el joven japonés, ya que considera que él no tiene nada que perder (a pesar de que su madre le abandonó no quiere que le hagan daño). También Ji-su tiene problemas con su padre, debido a su posición social. Sin embargo, es consciente de que está enfermo y desea ayudarle. Curiosamente, cada protagonista en la historia está de alguna forma limitado por su situación familiar.
En un momento dado de la película, Toru reúne el valor para ir a visitar a Shihori, su ex-novia, que está a punto de casarse con otro chico. Le dice que ahora todo será diferente porque tiene dinero y podrán casarse. Pero ella no le responde, aunque Toru entiende su mirada.
El final me pareció impactante (algo que no entiendo a estas alturas, sabiendo que los coreanos se las gastan así), pero igualmente no me lo esperaba, no sé. La metáfora de la sirena y la música que acompaña a la escena me gustaron mucho. El sacrificio final me pareció hermoso.

"Si soy capaz de despertarme, te miraré a los ojos y sonreiré."

* Idea principal: el lastre de la familia. El dinero, la lealtad y la mafia. La ignorancia de la felicidad. La responsabilidad exagerada. El sacrificio.

Hancinema.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails