BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

sábado, 30 de octubre de 2010

Japón: Nana (2005)

Nana (ナナ) es una película basada en el exitoso manga de Ai Yazawa que nos cuenta la historia de dos chicas con el mismo nombre: Nana Osaki (Mika Nakashima) y Nana Komatsu (Aoi Miyazaki). Y aquí se acaba el parecido: la primera es una joven dura, silenciosa y cantante de un grupo de rock, que está resentida porque su novio Ren (Ryuuhei Matsuda, protagonista de Gohatto) se marchó de los Black Stones (el grupo de Nana) para probar suerte en Tokyo en el grupo Trapnest. Dándose cuenta Nana de que si se iba allí sus oportunidades de hacerse una cantante conocida iban a ser aún menores, dedició quedarse con los suyos. Desde entonces, la obsesión de Nana es superar a Trapnest.
La historia de Nana Komatsu es totalmente diferente. Toda la vida ha sido una chica cándida, inocente y muy influenciada y sobreprotegida por los demás. Cuando Junko, su mejor amiga del instituto, se va a Tokyo para ingresar en una escuela de diseño, Nana decide irse para estar con ella y con su novio del momento, Shouji. Al principio es complicado, ya que no tiene dinero ni medios para subsistir, pero esforzándose mucho y trabajando aquí y allá consigue el dinero suficiente. Y es precisamente en el tren con destino a Tokyo cuando ambas "Nanas" se conocen. Una serie de casualidades (todas relacionadas con el número 7. Nana en japonés = 7) hacen que las dos vuelvan a coincidir, y terminan viviendo juntas. Nana Komatsu piensa que su nombre le ha traído mala suerte en la vida, así que comienza a ser llamada Hachi (8). La convivencia entre ambas no es fácil: Nana la rockera siempre es muy cerrada y no le cuenta nada a su compañera de piso, y ésta sabe que detrás de esa hostilidad debe haber una triste historia, sobretodo en lo relacionado con su novio (sabe que rompieron, pero no desconoce por qué). Mientras que Hachi trabaja duro y su ilusión es estar junto a su novio, pronto se dará cuenta de que éste pasa cada vez más de ella, hasta que llega el punto en que tiene a otra chica, y cuando se entera por accidente, eso la destroza. A la ingenua Hachi le esperan aún muchos sinsabores en la vida, pero su extraña amistad con la silenciosa Nana y con los miembros de su banda - entre ellos Nobuo (Hiroki Narimiya) o Shin (Ken' ichi Matsuyama - reemplazado por Kanata Hongo en la segunda parte) - hacen que Hachi salga de la depresión en la que se encuentra. Además, irá conociendo poco a poco la historia de su amiga (al igual que el espectador), que tiene una tarea complicada para llegar al estrellato y reconciliarse con su herido corazón.
En la segunda parte (estrenada al año siguiente), conocemos a una Hachi que se enamora de un joven famoso, del que posteriormente se queda embarazada y éste pierde todo el interés por él (sí, la segunda parte no es tan buena como la primera, ni en el manga ni en la película). Nana se hace famosa con su grupo (habiendo recuperado el amor de su novio), y en la escena final vemos un concierto de Black Stones al que Hachi asiste.

Habitualmente no hablaría de una película de anime, pero Nana es diferente. Es josei (el género serio para "mujeres", muy habitual en Ai Yazawa), y tiene una profundidad que llega a tocar al espectador. Es agradable comprobar de forma realista cómo dos chicas tan opuestamente diferentes comparten una amistad tan estrecha. Desgranar poco a poco el pasado de Nana, y lo difícil que es su reconciliación con Ren (el cual lleva un candado a modo de colgante, del que no puede deshacerse porque Nana tiene la llave - símbolo de la relación inconclusa -). El amor no correspondido de Nobuo, así como también lo dura que se torna la vida para Hachi, que siempre había vivido de forma cómoda y ahora abandona todo (el aprecio de sus padres, las comodidades) persiguiendo un sueño inseguro, que resulta en algo totalmente diferente al final. Y a pesar de todo, levanta la cabeza ante las adversidades y se transforma, a lo largo de la historia, en una chica fuerte, segura y decidida. Nada que ver con la original.
La rockera banda sonora fue interpretada por la misma actriz, Mika Nakashima, y el tema principal de la banda sonora (Glamorous) fue compuesto por el cantante Hyde. En la segunda parte, el tema principal se llamó Hitoiro (un color), y fue escrito por la autora del manga, Ai Yazawa, aunque la música es del grupo Glay. Posteriormente, Nakashima lanzó un disco llamado The End, presentando todas las canciones que había cantado para las películas de Nana, y que se llamó Nana Starring Mika Nakashima.
Otra cosa sobre la que me gustaría llamar la atención es el atuendo de la mayoría de los personajes: evidentemente, al pertenecer a bandas de rock, se mueven entre tendencias radicales (es también algo típico de la mangaka Ai Yazawa dibujar a sus personajes con mil y un piercings - algunos de ellos imposibles -, cadenas, púas y cuero). Esto me parece un elemento original que se plasma de manera fiel en las películas.

En resumen, que es una historia que merece la pena, estoy segura de que no decepcionará a nadie que la vea (independientemente de que le guste o no el manga), porque está lejos de ser "la típica historia de niñas chillonas y exaltadas" que tanto detesto en el manga / anime (y eso que lo adoro). Las películas nos dejan momentos tristes, simpáticos y agridulces, además de unas cuantas frases para reflexionar, siendo ésta mi favorita:

"La vida es seguir adelante aunque estés siendo empujado hacia atrás. Ser empujado hacia atrás no te hace estúpido, mientras intentes seguir avanzando."

* Idea principal: las casualidades. Las dolorosas historias inacabadas en el pasado. La importancia de la amistad. La amistad contra todo pronóstico.

* ver también: Japonízate.
Doramas y música japonesa.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails