BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

viernes, 16 de julio de 2010

Tailandia: Jan Dara (2001)

Jan Dara (จัน ดารา) es un drama erótico de época tailandés dirigído por Nonzee Nimibutr. Basado en la obra literaria de Utsana Phleungtham, nos cuenta la dura historia del joven Jan Dara (Eakarat Sarsukh) desde sus primeros años de vida. Jan es un chico que crece en la Tailandia de 1930 (entonces llamada Siam), en una familia disfuncional, centrada en el sexo. Su padre, Khun Luang (Eakarat Sarsukh), lo desprecia desde el momento de nacer porque su madre murió en el parto, y es al parecer a la única mujer a la que amó de verdad. Y digo la única, porque desde que Jan es pequeño tiene que observar a su padre tener relaciones sexuales con las distintas mujeres de la casa, a menudo enfrente del retrato de su difunta madre.
La tía de Jan, Waad (Wipawee Charoenpura), es la encargada de criar al pequeño. El padre de Jan mantiene también relaciones sexuales con ella, algo que molesta a Jan, porque quiere mucho a su tía. La piadosa Waad (la única persona que realmente se preocupa por Jan y lo trata como si fuera su propio hijo) tiene más tarde una hija con Luang, Kaew (Patharawarin Timkul), que llega a ser la favorita de Luang. Éste la enseña a despreciar a Jan, y a llamarle bastardo. Por su parte, Waad sigue adorando a Jan y desprecia a su propia hija por su comportamiento.
Tiempo después, Luang se casa con la sofisticada y lujuriosa Boonlueang (la conocida actriz hongkonesa Christy Chung). Cuando se muda a vivir con ellos, Jan siente una inmediata atracción y fascinación por ella, que es recíproca. Con ella, Jan tendrá sus primeras experiencias sexuales y amorosas (y, dicho sea de paso, son las primeras escenas puramente eróticas de la película, porque el resto es desagradablemente explícito - no porque sea explícito es desagradable, sino por su crudeza, por lo incestuoso, y por lo continuado).
Más tarde, Jan es acusado de haber violado a su propia hermana, Kaew, que mantenía relaciones sexuales con el hijo de una de las sirvientas. Luang expulsa a Jan de la casa, quien siempre ha vivído bajo contínuas amenazas y desprecios, y ya no soporta más esa situación. Más tarde se averígua que es su propio padre quien la ha violado. Para restaurar un poco el honor de la familia (si es que queda alguno), se le pide a Jan que regrese a la casa familiar y se case con su hermanastra. Éste acepta, a condición de que le dejen administrar las tierras paternas como forma de compensación a todos esos años de vejaciones.
Kaew da a luz a su hijo, al cual maldice en el mismo momento de nacer. Por desgracia, el pequeño nace con el síndrome de Down.
Caída en desgracia por haber tenido un hijo que no quería y haberse casado con el hermano a quien tanto desprecia, Kaew acaba manteniendo una relación lésbica con Boonlueang, la esposa de Luang (que es posible que lo sepa, pero se encuentra tan envejecido y desgraciado que ya no hace nada y deja que el hijo que siempre ha odiado tome las riendas de todo). Cuando Jan las descubre, le exige a Kaew que le dé un hijo, y la fuerza a ello para que lo haga. Kaew se queda embarazada de Jan, pero no desea tener a ese hijo, así que con la ayuda de Boonlueang se practica un aborto.
Al final, Jan se da cuenta de que el comportamiento abominable, tirano y lujurioso que tanto odió en su padre se ha apoderado de él, cuando se encuentra a sí mismo teniendo relaciones sexuales frente al retrato de su madre. Bajo la clara metáfora de que el hijo de Kaew ha nacido enfermo como castigo a la lujuria de su padre, Jan se pregunta por qué no puede él ser diferente. Más tarde, se le descubre a la audiencia que su madre fue violada por un grupo de hombres (vamos, que no era hijo de Luang).

Esta dura película te deja el cuerpo cortado, lo sé, pero las interpretaciones, la música, el tono autobiográfico (siempre me gusta el tono autobiográfico en una película, porque le otorga sensación de realismo), los colores (todo tan blanco, a pesar de la corruptibilidad de los personajes...y luego los paisajes naturales) y el ambiente la salvan y la convierten en un interesante aunque desdichado retrato de época (como Expiación, pero claro, más explícito). La voz en off de Jan nos va narrando convenientemente sus recuerdos, hasta que comprendemos el por qué de esa espiral de desgracia y lujuria de la que no pudo escapar. Como siempre digo, las dos formas de reaccionar de un ser humano son o imitar aquello que tanto odia, o alejarse completamente de ello. Con aquel ambiente viciado de conspiraciones, odio y sexo no era fácil para el protagonista no acabar sucumbiendo, a pesar de que siempre fue puro e inocente de corazón, y jamás comprendió el por qué de su repudio. Desde la primera escena de la película, cuando vemos al niño Jan dormido en la cama de sus padres, con su padre al lado manteniendo relaciones sexuales, ya podemos imaginarnos la clase de historia que veremos.

Jan Dara
fue presentada en el Festival Internacional de Cine deToronto en 2001. En Tailandia fue motivo de controversia debido a que sus escenas de sexo no fueron aprobadas por el Acto Cinematográfico de 1930.
Además de estrenarse en el nombrado Festival de Cine de Toronto, Jan Dara también fue proyectada en el Festival Internacional de Cine de Vancúver, en el Festival de Londres, en el de Pusán (Corea del Sur), en el de Rotterdam y en el Festival Internacional de Cine Asiático de San Francísco.

* Idea principal: espiral de desgracia de generación en generación. La imposibilidad para algunas personas de escapar de su nefasto destino, la desgracia. El amor corrompido, los pecados capitales. El exceso.


Web oficial.















































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails