BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

viernes, 14 de enero de 2011

EE.UU. : A Thousand Words (2008)

A Thousand Words es un corto de cuatro minutos y medio dirigido por Ted Chung. Esta preciosa historia nos habla sobre las formas tan casuales que tiene la gente de conocer a personas que pueden ser especiales en sus vidas. Un joven asiático que va en tren (Yoyao Hsueh) se encuentra con la mirada de una joven iraní (Nasim Pedrad). Ambos se observan con curiosidad y ella le sonríe. La joven va tan cargada de cosas que cuando se levanta para bajarse del tren se deja la cámara digital sobre el asiento, detalle en el que el joven asiático repara poco después.
Ya en casa, el chico se dispone a mirar las fotografías de la cámara. Así nos enteramos un poco sobre la vida de la chica, porque algunas de sus fotos son de una fiesta de despedida, y una tarta con un mensaje le desea buena suerte en Boston. Y al final del todo hay fotos del mismo chico del tren. El joven se queda sorprendido de verse a sí mismo retratado mientras miraba por la ventana. Así, se decide a buscar a la chica para devolverle la cámara.
En una de las fotografías hay un edificio con una dirección, y es de esta forma como da con el lugar donde vive la chica, y al ver su buzón se entera de cómo se llama y en el número de piso donde reside. Cuando va a llamar, la puerta está abierta. Allí no hay más que un hombre que está pintando las paredes. Sobre la mesa principal hay unas cajas. El joven decide entonces hacer algo curioso: se fotografía a sí mismo con un cartel con su número de teléfono, y deja la cámara bien guardada en una de las cajas, a la espera de que la chica iraní la descubra algún día y se ponga en contacto con él...

A Thousand Words. Como el título sugiere, mil palabras que no hace falta decir pero que están implícitas. Me encantó este corto. No solamente porque es breve y transmite muchas cosas, sino porque no tiene palabras, y siempre que una película no tiene palabras transmite un mensaje universal, con el que cualquiera puede sentirse identificado. El corto está rodado en blanco y negro, la primera parte en un tren (tal vez para resaltar la nostalgia del momento - Por cierto que esto del tren me recuerda un poco al corto de Boy Meets Boy, donde los dos chicos se conocen y enamoran en un autobús-).
El hecho de que los dos protagonistas sean de razas diferentes siempre es un incentivo que a mi se me antoja precioso. Todo dejado al azar, esperando a que ese mismo azar sea lo suficientemente benévolo como para responder al primer paso que hace una de las dos partes: no dejar en el olvido una bonita historia de amor que puede concretarse. Una historia que se forjó a partir de una mirada y sin necesidad de palabras.

* Idea principal: el amor que surje donde menos te lo esperas. El azar y el destino.

ver el corto íntegro:

Cada día: tantas oportunidades para conectar. ¿Qué pasaría si eligieras aunque fuese una de ellas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails