BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Taiwán: Keeping Watch (2007)

Keeping Watch (Chen shui de qing chun, 沉睡的青春), que literalmente significa "el sueño de la juventud", es una cinta taiwanesa dirigida por la joven directora Fenfen Cheng , quien también ha realizado otras películas como Taipei 24 horas o Hear Me. La historia gira en torno a la solitaria y aburrida vida de Ching (Haden Kuo), una joven relojera que vive en un pueblecito cercano a los bosques de Taiwán con su padre, y que jamás toma el tren porque su madre los abandonó un día en el tren que pasa regularmente cerca de su casa. Todo cambia cuando un día va a su negocio un extraño joven llamado Han, que le deja su reloj para que lo repare, al cual al parecer le ha entrado agua en la esfera. El chico le paga con varios billetes doblados en forma de dados, y esto llama la atención de Ching. Lo que es más, el joven regresará en los días siguientes para continuar reparando su reloj, que sigue mojándose de forma misteriosa. Han parece un poco despistado, además de ser de pocas palabras (interpretado por un excelente Hsiao Chuan Chang, que demuestra una vez más su versatilidad de emociones ante una aparente inexpresividad externa). Muy pronto, ambos jóvenes traban amistad, pero un día Han desaparece misteriosa y repentinamente. Cuando Ching va adonde Han le dijo que vivía para intentar saber el por qué de su desaparición, descubre que el verdadero Han es un chico que murió hace años. ¿Adónde ha ido pues el joven que ella conocía como Han, y quién es en realidad?

Una de las cosas que más me gustaron de esta película es su imagen. Está rodada de una forma tranquila y serena, presentando muchos paisajes del Taiwán tropical, con cascadas y verdes bosques, y muy diferente del caos urbano que estamos acostumbrados a presenciar en otras películas. Además, la soledad y la atención en los pequeños o abandonados detalles - un peluche, un reloj - aumentan el tono misterioso del film (tal vez el título, Keeping Watch, "continuar mirando", sugiera un poco esta idea de fijar la atención en lo que parece ser, pero es algo más), a la que no sé catalogar exactamente si como misteriosa, infantil con aires de juventud, o simplemente un hermoso cuento. Con pocas palabras la trama se va desgranando sola, llegando incluso a veces a resultar algo confusa. También la música que se repite ayuda a aumentar el tono nostáligo de la infancia que se escapa, sobre todo por parte de la joven Ching, que tiene que ocuparse de su casa porque su padre no levanta cabeza desde que su madre los abandonara, y llena la casa de despertadores que va apagando uno a uno cuando se levanta. Como una niña que ha de ingresar en la etapa adulta, Ching tiene también que desterrar sus propios miedos y traumas intentando tomar un tren que pasa a diario cerca de su casa, y que le recuerda constatemente a su madre, así como intentar entender un poco la compleja personalidad de su amigo Han.

Idea: descubrir quiénes somos en realidad. Enfrentar nuestros propios miedos y bloqueos emocionales. Pasar de etapa en la vida; crecer.
.
Photobucket
Photobucket

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails